Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Sign In

Speech: Diego Prieto at WSBI G20 event

Speech: Diego Prieto at WSBI G20 event

​​​​​​​

CONFERENCIA WSBI G20: 2018 PRESIDENCIA ARGENTINA

G20 Y LA BANCA LOCAL  – MOTOR DE SOCIEDADES SOSTENIBLES


Discurso de apertura  

por

Diego Prieto Rivera, Presidente del Grupo Regional Latinoamérica y el Caribe (GRULAC) del WSBI y Presidente de Banco Caja Social, Colombia

Miércoles 21 de marzo de 2018 | Banco Nación, Buenos Aires, Argentina

​ 

Señoras y Señores:

En primer lugar quiero agradecer la invitación para hacer parte de estas interesantes conversaciones y reconocer el trabajo de todas las personas que lo hacen posible. Un agradecimiento especial al Banco Nación, por su generosa acogida, y a todos ustedes por el interés y participación activa.

Es un honor para mí representar al Grupo de América Latina y el Caribe del Instituto Mundial de Cajas de Ahorro en este  evento en donde la conversación del WSBI con el G20, reguladores y otros grupos de interés, abre un espacio muy importante  en procura de una mejor regulación para la actividad bancaria minorista, local y responsable en nuestra región.

Como bien lo expuso el Sr. Haas, nuestras instituciones se caracterizan por un genuino deseo de servir a sus comunidades, ofreciendo soluciones financieras que apalanquen el desarrollo de los hogares y unidades productivas que las conforman. Este espíritu trasciende la lógica microeconómica tradicional y coloca la rentabilidad del capital como una condición necesaria para la sostenibilidad en el tiempo de nuestra actividad pero no como su objetivo final.

Yo me atrevería a decir que esta es la razón principal por la cual nuestras instituciones contribuyen a cerrar lo que se ha denominado “la brecha de la globalización" y que pudiera profundizarse con los efectos de la cuarta revolución industrial. Para ello se requiere que la regulación del sistema financiero además de contemplar las particularidades de las instituciones representadas por el WSBI, considere también las particularidades de las economías y sistemas financieros domésticos y su interrelación con la economía internacional, los mercados de capital internacionales y los sistemas financieros de los países desarrollados.

Mucho se habla de la “regulación financiera post-crisis", la cual se refiere en esencia a la crisis de los sistemas financieros de Estados Unidos y varios países europeos. Dicho evento afectó a las economías emergentes más que a sus sistemas financieros, pues los mecanismos de transmisión directos caen en un primer momento sobre la economía real. De otro lado, las crisis de los sistemas financieros de la región, se gestan en buena parte por los desequilibrios internos de nuestras economías y se hacen evidentes cuando el resto del mundo deja de financiarlos.

Ilustraré esta hipótesis con el caso colombiano: la crisis financiera internacional que inició en el 2008 golpeó el crecimiento de la economía doméstica, situación que  trajo consecuencias sobre la calidad de la cartera de algunos tipos de préstamos, pero no desencadenó una crisis de nuestro sistema financiero local. En cambio, en 1999 nuestro sistema financiero tuvo una crisis de grandes magnitudes, cuando los desequilibrios macroeconómicos gestados en la década de los 90 quedaron al descubierto ante el llamado “fly to quality" de los mercados de capital internacionales posteriores a las crisis de los países del sudeste asiático y Rusia. Todas las crisis del sistema financiero colombiano han estado precedidas de eventos de desfinanciación externa de nuestra economía.

Estas realidades hacen más compleja la labor del G20 y convocan además a los reguladores, supervisores y demás estamentos pertinentes de nuestros países y gobiernos, para que la normatividad garantice la protección de los dineros del público a la vez que promueva la actividad bancaria como un todo y en particular la de la banca minorista, local y responsable para que ella pueda continuar expandiendo los servicios financieros a los hogares y unidades productivas que más lo necesitan y que muy probablemente no están dentro de las prioridades de la banca internacional.

La Presidencia Argentina del G20 es una gran oportunidad para la región en muchos aspectos, y confiamos en que se materialice en iniciativas como las que actualmente se están explorando con el Banco Interamericano de Desarrollo.  Desde el Grupo de América Latina y el Caribe del WSBI, y por supuesto desde nuestras propias instituciones, estaremos prestos a apoyar lo que se requiera para promover una mayor inclusión financiera, con la certeza de que ella redundará en unas sociedades más justas y sostenibles.

Muchas gracias.​


G20